bdfgbDesde el principio se enfrenta el mundo en la necesaria dualidad de colores, estaciones, sentimientos y grupos opuestos, pero ¿sería posible la evolución humana sin su degradante talón de Aquiles? Por años analizo sin descanso los insuficientes y mayoritarios comportamientos de esta conglomerada muchedumbre, dada al facilismo social en éste raro siglo  y descubro un drenaje no muy escudriñado, tampoco alentador.

-Trataré este tema mientras positivo se muestre, no acostumbro a propagar los duros aspectos de la vida sin escudriñar de  ello su otra enseñanza, la  que instruya por muy imposible que se exponga el monstruo visual.

Tomaré como ejemplo a los muy conocidos “Chivatos de Barrio” ( y no podría hoy en día  catalogar peor a otro sector represivo), esos seres que, sin talentos o carentes a totalidad de calificativos espirituales, artísticos o materiales, encuentran como única puerta existencial, una desmedida e inescrupulosa manera de delatar a sus coterráneos, vecinos e inclusive “a su propia familia”(todo por un morboso deleite o aceptación social en imposición oportunista). Esto conlleva a irrevertibles y fatales falsos testimonios o difamación criminal que causa las peores caídas de toda una sociedad, también la muerte en grandes magnitudes, pérdida de valores etc. Nuestro apóstol nacional José Julián Martí y Pérez, se refería con gran vergüenza a esta raza autodestructiva, (vergüenza ajena), pero no importa el país ni su década tornadiza, estos individuos no cambiarán su desordenado proceder, aunque las aguas les topen sus invariables narices.

11 - Copy - Copy - CopyComo quien carga una mochila adherida a los órganos vitales, traen a estas tierras ese decadente y despreciable comportamiento, aclimatándolo a los más bajos matices de la nueva sociedad, usando los derechos democráticos a su favor, aumentando ese torrente de dolor y lágrimas que sólo ellos suelen saber desbordar en la vida de los otros. La detracción se convierte para entonces en la normativa del funcionamiento en estos corazones apiñados a saciedad, crean así un sin salida perenne o eterno, mientras la salud les provea el limitado  aliento. 

-El día a día es la fragua del gran crecimiento humano o la pérdida de valores por libre albedrío. La selección positiva trae también un cúmulo de lágrimas  consigo y la honra en las regiones intrínsecas. Así se enfrenta el ser en cuestión,  pendulado en su selección juvenil.

Es éste introductorio escrito, sólo un encabezamiento de un analítico trabajo que pronto les expondré constructivamente y siempre por una mejor humanidad, (aunque me cuesta por naturaleza o convicción, tratar tales arraigos del hombre en sus enigmáticos arranques retrógrados).
Rubén A. de los Santos.

Historiador, Poeta, Pintor surrealista, Maestro Mason.

IMG_7241