24862356_1729679163731890_737045828669671338_n

LOS CINCO NEGROS ÑAÑIGOS QUE MURIERON POR CUBA

Es poco conocida la historia de que cinco miembros de la Asociación Secreta Abakúa de Cuba, fueron masacrados mientras intentaban rescatar a los ocho estudiantes de Medicina que fueron fusilados en La Habana el 27 de noviembre de 1871. Uno de los estudiantes condenados era también ñáñigo y formaba parte de uno de los juegos de la potencia abakuá Bakokó Efó. La mayoría de aquellos hombres desconocidos murieron asesinados a tiros y bayonetazos y sus cuerpos fueron tirados en varios sitios en los alrededores del Paseo del Prado y de la actual Avenida de las Misiones.

Los sucesos ocurrieron antes del famoso fusilamiento de los jóvenes estudiantes en la explanada de la Punta, en la pared del llamado Cuerpo de Ingenieros. Los hechos fueron protagonizados por un pequeño grupo de negros armados que enfrentaron a aproximadamente 3,000 voluntarios.jgkgjkjgk

Los 8 estudiantes asesinados ese dia.

También se precisó que los abakuá dispararon hasta herir a algunos guardias, huyeron y fueron perseguidos, aprehendidos y masacrados, causa de muerte registrada de al menos cinco de ellos porque se desconoce la cantidad exacta de participantes.

“Se estima que los hombres caídos hayan pertenecido a la potencia Bakokó Efó, primer “juego” de blancos en La Habana, y que entre ellos y algún estudiante -posiblemente Alonso Álvarez de la Campa- existieran lazos de hermandad. Los estudiantes de Medicina fusilados en 1871 fueron el propio Alonso Álvarez de la Campa (16 añ­os), Anacleto Bermúdez (20), Eladio Gon­zález To­ledo (20), Ángel Laborde (17), José de Marcos Medina (20), Juan Pascual Rodríguez (21), Car­los de la Torre (20) y Carlos Verdugo (17). Los condenaron bajo la acusación de haber profanado la tumba del periodista español Gonzalo de Castañón. Años después de tan vil crimen, el propio hijo de Castañón, reconoció que las ralladuras del panteón fueron provocadas por el deterioro natural y no por los estudiantes ultimados.

Incluso, Emilio Roig de Leuchsenring, historiador de la ciudad de La Habana, solicitó la construcción de un monumento para recordar a los cinco hombres negros asesinados por el Cuerpo de Voluntarios al servicio de la Metropoli. Su petición ocurrió en una carta del 18 de enero de 1943, dirigida al Ministro de Obras Públicas, cumpliendo un acuerdo de la Sociedad de Estudios Históricos e Inter­na­cionales. Sin embargo, el monumento nunca se construyó, quiza por prejuicios raciales imperantes en esa epoca.

Extraido de la pagina de Gabriel Astengo.Fotos subidas por Ruben Santos.

6-barracones-de-ingenieros

Lugar del fusilamiento.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

https://www.facebook.com/gabriel.astengo.7?hc_ref=ARRx4KeK5EhhAjX8fZyu8Q_iVv4yLG6aaZ5qcIGrkEagAIvuXmiqjiTe9dG8bUViif8&fref=nf&pnref=story